Estoy

Conectado con la cultura

Síguenos en las redes sociales
Museo Chileno de Arte Precolombino

Qhapaq Ñan – Atacama

Hasta el 15 de Agosto

Qhapaq Ñan – Atacama

Qhapaq Ñan – Atacama: Un recorrido visual por el Camino del Inka.

Más de cincuenta imágenes, mapas, objetos y un registro documental integran la exposición Qhapaq Ñan - Atacama del destacado fotógrafo chileno Claudio Pérez, que se exhibirá desde el 22 de junio hasta el 15 de agosto en el Museo Chileno de Arte Precolombino.

Durante dos años, Claudio Pérez junto al geógrafo Raúl Molina se embarcaron en cuatro viajes y cuatro internaciones (Arica interior, Iquique interior, Antofagasta interior y Copiapó interior) para fotografiar el Camino del Inka en el desierto de Atacama. El resultado de aquel trabajo es Qhapaq Ñan – Atacama, exposición que retrata territorios, arquitecturas, ritos y rutas del presente y del pasado.

“El norte es una pasión. Siempre he estado física, mental y visualmente atraído por el norte, por el desierto. Para este proyecto, tuvimos la idea de recorrer el Despoblado de Atacama porque no hay pueblo, no hay nada ni nadie. Era una aventura, un viaje a lo desconocido para permitirnos pensar y tratar de sentir imaginariamente lo que los chaskis, mensajeros inkas que venían desde Cusco, veían”, explica Claudio Pérez.

“La mirada del chaski y la que nosotros vimos no ha variado sustancialmente en la geografía. Quizás, donde existió un tambo para reponer las fuerzas y el alimento, hoy vimos tambos modernos como los restaurantes camineros en Zapahuira. Donde el Inka estableció centros mineros, hoy vemos grandes tortas de desecho de mineral y donde tuvo grandes producciones de alimentos, vemos zonas rurales despobladas y cultivos abandonados”, afirma Raúl Molina, geógrafo y parte del equipo de Qhapaq Ñan – Atacama.

El camino del Inka o Qhapaq Ñan es una enorme red de caminos que los inkas extendieron por más de 30 mil kilómetros para unir centros administrativos y ceremoniales.  La ruta ha sido usada por mensajeros, ejércitos, pastores con llamas y caravanas con mercancías. Hoy el Qhapaq Ñan atraviesa nuevas fronteras, en un territorio donde el presente dialoga con la ancestral cosmovisión andina.

“Desde hace tiempo el Museo Chileno de Arte Precolombino viene tendiendo puentes entre el arte precolombino y las manifestaciones de los artistas visuales contemporáneos chilenos, abriendo espacios para exposiciones temporales que expresen esta conexión. Dentro de esta misión se integra esta exposición de arte fotográfico, que da una nueva mirada al tema del Camino del Inka pues involucra en su trayecto a los pueblos originarios del norte de Chile, herederos de ese patrimonio cultural. El año 2016, cuando el Museo decidió darle el patrocinio a este proyecto Fondart, siempre se pensó que esta exposición tenía que presentarse aquí, porque tiene mucha vinculación con nuestro quehacer”, afirma Carole Sinclaire, arqueóloga y curadora del Museo Chileno de Arte Precolombino.

La exposición Qhapaq Ñan - Atacama es presentada y patrocinada por el Museo Chileno de Arte Precolombino. Cuenta también con el patrocinio de Patrimonio Cultural de Chile y los auspicios de FONDART/Convocatoria 2016 del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, R&Q Ingeniería y Galería Casa Negra. Este proyecto está acogido a Ley de Donaciones Culturales. Colaboran EKHO Gallery y LOM Ediciones.

Coordenadas:
Exposición temporal: Qhapaq Ñan – Atacama
Lugar: Museo Chileno de Arte Precolombino (Bandera 361, Santiago)
Fecha: Del 22 de junio hasta el 15 de agosto.
Horario: Martes a domingo de 10 a 18 horas. Ingreso sugerido hasta las 17.30 horas.
Precios: Chilenos y extranjeros residentes: $1.000, estudiantes chilenos y extranjeros residentes: $500, turistas extranjeros: $6.000, estudiantes extranjeros: $3.000. Entrada liberada primer domingo de cada mes. Entrada liberada para niñas y niños hasta los 10 años. Entrada liberada a estudiantes de enseñanza básica y media, acompañados de su profesor. Entrada liberada a personas pertenecientes a uno de los nueve pueblos originarios reconocidos por el Estado. Entrada liberada a socios del Club Barrio Santiago. Entrada liberada a funcionarios de la Municipalidad de Santiago. Entrada liberada para trabajadores de museos públicos y privados.