Image default
Artes Escénicas

#ESTOYenElTeatro Fuimos a ver “Educando a Rita”

Este clásico escrito en Reino Unido hace más de 30 años y famoso mundialmente por su adaptación al cine en la misma época, revela una pulsión que parece no envejecer y que atraviesa culturas, territorios y contextos sociopolíticos: 
La búsqueda de emancipación a través del conocimiento.


La obra sigue la historia de Rita, una mujer de clase trabajadora que, en busca de su identidad y propósito, se inscribe en un curso universitario de literatura donde se encuentra con Frank, un profesor hastiado y con problemas con el alcohol para quién el encuentro con la joven carente de herramientas técnicas debido a su falta de educación, resultará sorpresivamente refrescante y desencadenará una serie de eventos que desafiarán las convicciones de ambos personajes sobre la vida, el amor y el conocimiento.

La actual adaptación de esta aclamada obra, se encuentra a cargo de un equipo de destacados y reconocidos artistas que incluyen a Pablo Schwarz en la traducción, Álvaro Espinoza en su debut como director, y Francisco Reyes junto a Andrea García Huidobro en la sensible y rica interpretación de sus entrañables protagonistas.

A través de unas interpretaciones de lujo, el reconocido actor Francisco Reyes encarna a un profesor adulto quien parece desencantado de su trabajo en la universidad, con un previo matrimonio deshecho y una nueva relación en pleno declive, abusa del alcohol y parece vivir una fase bastante plana de su vida, rodeado por un mundo cotidiano altamente intelectual y culto. En contraste con la historia de Rita, una joven peluquera de clase trabajadora, poco educada, para quien su vida tal como la conoce ya no satisface sus inquietudes más profundas por conocimiento, arte y cultura, esto genera un encuentro virtuoso entre 2 personajes totalmente opuestos que enriquecerán sus perspectivas para protagonizar una transformación que los llevará a ambos a encontrar nuevos horizontes en sus respectivos contextos.

“Lo que más me gusta de esta obra son las diferentes capas que tiene. Está escrita hace más de 30 años, sin embargo, es tremendamente actual. Toca el tema de la educación desde un punto de vista profundamente político, un punto de vista existencialista; con las diferencias de clase, de perspectivas, de ilusiones, de vida”, Francisco Reyes co-protagonista de la obra.

EL CONOCIMIENTO COMO ENTE EMANCIPADOR

La excelente adaptación de esta obra, nos sumerge -a través de ricos y dinámicos diálogos- en el contexto de una clase trabajadora apartada de la educación de calidad, como también del hambre por conocimiento y cultura, sometida a un entretenimiento vano, y adormecida por conductas y mandatos sociales que sostienen una desigualdad que permea muchos ámbitos de la vida, contexto por el cual Rita busca algo más y comienza un viaje transformador que no estará exento de detractores, partiendo por sus más cercanas relaciones. Esta situación la confrontará a elecciones y renuncias, como también a un desarraigo sociocultural. 

Este escenario fácilmente nos lleva a empatizar con la historia, ya que revela un conflicto que parece atravesar varias décadas y que, en esta nueva adaptación,  muestra de forma fresca, mucho de lo que hoy tiñe nuestra sociedad, dejando ver un profundo sentido crítico y político acerca de la educación, la libertad y la (no tan) sutil llave que abre o cierra sus accesos en nuestro engranaje social.

A través de estos planteamientos, la obra nos pone sobre el antiguo axioma del conocimiento como ente emancipador, desmantelando el delicado concepto de libertad de acción y pensamiento, en las vidas de todos los seres humanos.

“Soy muy afortunada de interpretar este rol, porque es un personaje muy rico en su histrionismo y falta de pudor. Tiene algo muy genuino en su búsqueda de posibilidades en este mundo para seguir viviendo cosas nuevas y no estancarse”. Andrea García-Huidobro, encargada de dar vida a Rita.

LA IMPORTANCIA DEL ENCUENTRO VIRTUOSO

El encuentro de estos dos personajes provenientes de vidas y contextos tan opuestos, da inicio a un viaje transformador para ambos, al acercar de forma genuina, sincera y sensible ambas realidades vinculadas por un amor al conocimiento, al aprendizaje y la búsqueda de la propia superación.

Frank, el profesor amargado y cansado de su vida, interpretado excelentemente por el reconocido actor Francisco Reyes, recibe una bocanada de aire fresco al toparse con una estrepitosa Rita, quien desde su inquieta e histriónica personalidad, da cuenta de una honesta búsqueda de sí misma, cargada de ímpetu y dispuesta a afrontar todos los obstáculos de su realidad y contexto sociocultural. Una joven Rita destacablemente interpretada por la actriz Andrea García Huidobro, que se vincula desde su carencia de herramientas técnicas con la literatura clásica, revelando un acercamiento sincero hacia el conocimiento, pero al mismo tiempo develando toda la distancia que la separa del mundo academicista y su forma de interpretar las obras y el mundo que la rodea. 

La gran interpretación y desarrollo de personaje genera cercanía y empatía, transformando a Rita en una figura entrañable y de fácil apropiación por su sensibilidad, intimidad y compleja riqueza en la simpleza de sus reflexiones. 

El lazo entre ambos nace a partir de diversas confrontaciones, las cuales revelan cada una de las personalidades de forma auténtica. Dicho lazo se va profundizando a medida que avanza la obra, hasta transformarse en un vínculo fraterno que tiene como punto de intersección el amor al conocimiento y el hambre por el autocultivo del ser, mostrando cómo el encuentro de ambos mundos genera una fricción virtuosa para ambas realidades, lo que nos confronta a una verdad que muchas veces evitamos mirar como sociedad individualista, y es la profunda riqueza que esconde la diversidad y los espacios de encuentro, especialmente a través del conocimiento, las culturas y las artes tanto para la sociedad como para las vidas de cada persona cuando se les permite acceder a conectar con sus propias inquietudes intelectuales y compartir diversos puntos de vista con otros.

“Me impresiona la cantidad de temas que es capaz de desplegar desde la sensibilidad maravillosa de los personajes. En ese abanico para mí es muy atractivo el limbo en el que Rita queda atrapada, sintiendo que jamás podrá pertenecer al lugar al que aspira. Creo que ahí hay una sensación común a una gran masa de la cual me siento parte”. Álvaro Espinoza Director de la obra.

Desde Estoy.cl te dejamos totalmente invitado a ver esta obra y reflexionar ante temas tan necesarios como los que ella expone de manera magistral, felicitamos a todo el equipo de trabajo detrás y la recomendamos a todos quienes tengan la oportunidad de verla. 

Related posts

Sexualidad y experiencia en la voz de Gabriela Hernández

JosePablo

Comedia en Teatro Mori Vitacura: Mujeres Turbulentas

JosePablo

MARIONETAS SE TOMAN EL GAM PARA CELEBRAR LOS 14 AÑOS DE SILENCIO BLANCO

JosePablo