Image default
Patrimonio Turismo Turismo y Patrimonio

Patrimonio Gastronómico y Artesanal de la Región de O’Higgins

El patrimonio cultural de O`Higgins tiene sus raíces principalmente en el campo y en las actividades agrícolas, heredadas desde tiempos de la hacienda. Gran parte de los recursos patrimoniales que hoy dan significado a su paisaje se relacionan con las grandes casonas e iglesias que posteriormente darían forma a los villorrios y caseríos que actualmente configuran la región. 

El tejido a telar, la artesanía en greda, cuero y madera, así como la producción de vinos artesanales y la crianza de ganado ovino, han permanecido en el tiempo muchas veces producto de la herencia familiar, y si bien, cada vez son menos quienes se dedican a estos nobles oficios, las técnicas ancestrales, se resisten a desaparecer gracias a las manos privilegiadas de algunos artesanos y productores locales. Ellos dan vida al patrimonio cultural del corazón de la zona huasa de Chile.

Para el turismo, el patrimonio cultural forma parte de los recursos turísticos locales, que permiten conformar una oferta turística con un sello local, que además permite o aportar en la generación de nuevas y mejores experiencias turísticas, de mayor calidad y con identidad.

Con el apoyo del Gobierno Regional de O´Higgins a través del Fondo para la Innovación para la Competitividad, el instituto del Patrimonio Turístico de la Universidad Central de Chile elaboró este catálogo donde se reúne una muestra de 30 productos artesanales y gastronómicos, que se seleccionaron luego de un minucioso trabajo investigativo, en el cual se identificaron productos tradicionales e innovadores de la región de O`Higgins, asociados a las tradiciones en sus valles, cordillera, secano y litoral, que marcan la diferencia en la oferta turística de la región de O’Higgins a nivel nacional.

¡Los invitamos a conocer y a impregnarse del patrimonio de la zona huasa de Chile!

Equipo Instituto del Patrimonio Turístico
Facultad de Ingeniería y Arquitectura
Universidad Central











OVEJAS DE PUENTE NEGRO

Las agrupación ovejas de puente negro trabaja en telar maría y mapuche con lana merino y tradicional, pero además de tejer ponchos, chaquetas, bufandas, pantuflas, gorros y otras prendas de vestir estas mujeres hacen un verdadero tributo a la lana con sus trabajos en fieltro, estampados botánicos y jabones enfieltrados, antibacteriales por su lanolina y excelentes exfoliantes.






ARTESANÍA JUANITA

Juanita Muñoz, artesana en cestería por más de cincuenta años y pionera en los diseños contemporáneos con teatina, planta gramínea que abunda en el sector La Lajuela, se mueve entre el mundo de lo tradicional y de lo innovador con maestría. Sus creaciones van desde los clásicos sombreros hasta joyas y accesorios de diseño elegante






BARRO
MARCHIGUANO





Desde el estero La Cadena de Marchigüe, proviene un barro especial que luego de un minucioso proceso de elaboración resulta en el conjunto de piezas de greda más enigmático de la Región de O´Higgins. Jarros, copas, vasijas “obras de arte y objetos utilitarios” transmiten la energía con la que Marcelo y Cecilia las imaginaban y creaban.






PERLAS DE SABOR. AROMA DEL MAR

Donde mejor se expresa el sabor del mar chileno es –según muchos– en el piure, marisco color rojo intenso envuelto en algo parecido a una roca marina. 
Perlas de Sabor es un condimento elaborado 100% en base a piures, libre de arena y residuos. De color rojo intenso, con sabor y agradable aroma a mar. 






ARTESANÍA EN ARCILLA BLANCA DE PAÑUL

El trabajo artesanal con arcilla blanca es característico de la localidad de Pañul, ubicada en las cercanías de Pichilemu. El trabajo realizado por Dimarty artesanias luego de un cuidadoso proceso de remojo, batido, limpieza, colado, moldeado y secado por 48 horas termina en piezas decorativas y utilitarias de un color rosáceo de gran armonía y belleza.






CORDEROS PUMANQUE

Al evocar el paisaje cultural del secano costero, nunca faltará un rebaño de corderos de cuerpos blancos y cabezas negras, quienes a sus anchas disfrutan del pasto natural, la leche materna y el buen cuidado de campesinos que este territorio les ofrece desde hace casi 300 años. Esta larga tradición y ambiente propicio explican su aroma suave, carne magra y grasa precisa.






GRANJA JABATOS

En la Granja Educativa Jabatos puedes jugar, disfrutar y aprender cómo se vive en el campo, con los animales y paisaje propios de la granja y conocer cómo se crían y crecen los jabatos (cachorros de Jabalí) en Pañul, Pichilemu en la región de O’Higgins.






MIEL DE GRAMA DE PALMA

La grama es la cubierta carnosa del fruto de la palma y a través de una técnica heredada de su abuela, la productora de Las Cabras, en la región de O’Higgins, Silvina Catalán, elabora una miel orgánica, artesanal, libre de químicos, toques agridulces y un color café transparente, perfecta para infusiones y platos.






ARTE GOTARDO ARTESANÍA EN MIMBRE

Aunque Arte Gotardo procesa el mimbre a la usanza tradicional de Chimbarongo, el resultado es totalmente diferente: maceteros enmarcados en hojas o rectángulos, espejos y cuadros con otros elementos, entre muchas otras innovaciones. Piezas que exhiben en sus detalles un oficio impecable, y que por ser creadas desde la inspiración del momento, son irrepetibles.






CHICHA LA ESTRELLA

La chicha de uva se produce desde las primeras décadas del siglo XIX en la Región de O´Higgins, práctica que en la localidad de La Estrella sobrevive y destaca gracias a sus pequeños viñateros, quienes fieles a la tradición utilizan uvas de parras centenarias y la técnica de molienda a zaranda.






CHARQUI LAS CARDAS

Aunque las carnes vienen del sur, el secado al sol de este charqui tiene origen en una tradición familiar de Chimbarongo que, inspirado en la usanza antigua, se modernizó a un proceso de secado de 24 horas. Pechugas de pollo y posta negra sin grasa ni aditivos se convierten en charqui sabroso y de alto valor proteico.






MANOS TEXTILERAS DE CORCOLÉN

Un grupo de mujeres de Corcolén –a través de técnicas tradicionales como el lavado, secado y teñido natural de la lana– trabaja diseños contemporáneos simples y elegantes en faldas, tapados, frazadas, fundas de cojines, bolsos, estuches, bufandas y gorros.






CHACOLÍ POLO CARREÑO

Uno de los más singulares representantes del chacolí de Doñihue es Don Polo, quien aprendió a producirlo gracias a las enseñanzas de su madre. El lugar favorito de su casa para sentarse es bajo sus añosas parras, de cepas criollas, tintas, blancas y rosadas, que brindan cada año el más dulce de los vinos campesinos de la zona.






DON PETER ARTESANÍA EN MADERA

Pedro se ha hecho experto en el trabajo con madera desde que en su adolescencia hacía ruedas de carreta con su tío en la localidad de Roma, en San Fernando, región de O’Higgins. Ahora su especialidad son piezas utilitarias como platos, bandejas, especieros, la clásica cuchara de palo, o pocillos con madera trabajada y cuidadosamente lijadas.






PROMAUKA QUÍNOA

Este cultivo ancestral, desplazado por otros cereales durante muchos años, ha sobrevivido y renacido en la Región de O´Higgins gracias a pequeños agricultores que lo han heredado, resguardado, y hecho parte de la economía familiar campesina gracias a su especial resistencia a las sequías y heladas del secano.






PURÍSIMA ORFEBRE

Purísima Hidalgo trabaja desde hace 14 años con técnicas como grabado al ácido, esmaltado o textura de martillo, con las cuales elabora notables piezas de joyería en cobre tales como objetos para el cabello, anillos, aros, collares y pulseras.






TODO CUERO

El trabajo artesanal en cuero es un oficio tradicional y transmitido de generación en generación. Pedro Castro aprendió mirando a su padre en Marchigüe, región de O’Higgins  y hasta el día de hoy confecciona –con gran versatilidad, en Todo Cuero destaca el trabajo realizado en los zapatos, así como también los cinturones, billeteras y carteras elaborados artesanalmente en cuero de oveja, vaca, cabra, chancho o carpincho.






EL PREMIADO VINO DE LOLOL

Viña Cangrejos produce en Lolol sus propios vinos a partir de uvas cabernet sauvignon y país que se riegan únicamente con las lluvias de primavera. Su producción artesanal y procesos les valió el premio al Mejor Vino Campesino 2018 en el concurso internacional Catad’Or Wine Awards: Vinos con Historia.






AHUMADOS COLCHAGUA

El ahumado con astillas de parra y olivo junto a la incorporación de la sal de Cáhuil le entregan identidad regional y sabor único al salmón que desde la localidad de Palmilla se elabora en su forma clásica, pero también preparado con hierbas o convertido en una especial longaniza artesanal.






CHAMANTERA MIREYA BUSTOS

Desde hace más de 30 años Mireya Bustos, chamantera de Doñihue destaca por sus tejidos en hilo francés de doble faz que mezcla con algodón y seda, y porque cada pieza es exclusiva pues recoge el diseño y espíritu que cada cliente expresa cuando manda a hacer su chamanto, manta, tapete o incluso alguna estola religiosa o individuales con aplicaciones con los mismos hilos como flequillos y labores.






LOS CISNES, SAL DE MAR

La sal de Cáhuil, Barrancas y La Villa, de Bucalemu, Bolleruca y Lo Valdivia proviene del oficio salinero, ahí presente desde hace casi quinientos años en el territorio. El proceso natural que solo necesita del trabajo artesanal, el mar, el viento y el sol, da como resultado una sal sin químicos agregados y con minerales esenciales para el ser humano.






BAJA MAREA

La escena de algas secándose al sol del verano tras haber sido recogidas antes del alba, es un clásico en las costas de Chile. En Bucalemu, Paredones, este oficio alguero de larga data, decanta de la mano de Baja Marea, algas gourmet, en innovadores productos a partir de luche y cochayuyo.






ARTESANOS CANTEROS DE PELEQUÉN

Los trabajadores de la piedra cantera de Pelequén,  no solo se han especializado en la clásica piedra rosada –extraída aún por pirquineros de forma manual– sino que además usan el granito, perfecto para morteros y otras piedras para objetos utilitarios como de acabado rústico.






COYA CON HISTORIA

Una buena parte de la identidad minera de la cordillera de Machalí se encuentra en “Coya con Historia”, ubicada en el centro de la localidad de Coya. Ahí se reunen las manos de distintos artesanos locales que exponen sus más prolijas obras de arte elaboradas a partir del trabajo en láminas de cobre.






TOMATE ROSADO

De los tomates que había en los campos de la zona central hace cincuenta años el rosado es el más sabroso, aromático y jugoso. Gracias a agricultores de Peumo que lograron rescatar su semilla, es posible volver a vivir la experiencia de este tomate “de verdad” que cuenta además la historia de las antiguas familias campesinas del sector.






VALLE DE ORO DE MILLAHUE

La cooperativa Valle Oro está formada por mujeres de Millahue que trabajan la lana y destacan por su trabajo en fieltro, donde aplican distintas técnicas y diseños, que resultan en estilosos vestidos, chaquetas, bolsos, ropa de cama, aros, collares, cintillos y otros objetos, cuyas aplicaciones –encajes, perlas cultivadas, lana y gasa– agregan un particular sello. 

















MANÍ DE CORCOLÉN

En Corcolén, Malloa, región de O’Higgins, se está apostando por producir maní chileno, de cáscara más dura y piel más difícil de desprender pero con granos más grandes y uniformes. 





CUCHILLOS PARRONINOS

Los hermanos Castro aprendieron mirando a su padre y hoy consevan la técnica -aún secreta- del trabajo de elaboración de los cuchillos parroninos. Este ícono del valle de Colchagua se reconoce por su mango de madera de espino o cacho de vacuno y su acero inoxidable afiladísimo. Imitaciones hay muchas pero el logo y terminaciones lo hacen irrepetible.






FRAUMARION, EL ESPUMANTE DE NARANJA DE GUACARHUE

El único espumante de naranja elaborado en Chile viene de los huertos de Rita y Patricio en el sector de Guacarhue, Quinta de Tilcoco. Emprendedores que han logrado producir este producto semiartesanal “Demi sec”, de gusto cítrico y levemente dulce, bajo en calorías -con solo 4,5 de alcohol- sin colorantes ni saborizantes artificiales.






ALTO OLIVAR

El olivo encontró tierra perfecta entre la sequía y suelos salinos de Lolol, localidad del secano costero en la que precisamente esas condiciones rigurosas, sumadas a la fuerte oscilación térmica e influencia marina, dan vida a un aceite de oliva extra virgen de notas herbáceas, florales y frutales.














Related posts

El Centro Cultural Estación Mapocho se suma a la versión digital del Día del Patrimonio junto a Gastón Soublette

David Correa

Manos textileras de Corcolén

David Correa

Relatos: Miel de Grama de las Cabras

David Correa